Terapia infantil

Terapia infantilComportamientos infantiles como las rabietas, la falta de atención, los miedos, las dificultades de aprendizaje y presentar ansiedad ante la separación de los progenitores, son  normales y frecuentes en los niños. No obstante, si se produce un aumento en su intensidad o permanecen en el tiempo de forma que afecten al bienestar familiar, deben ser atendidos por un profesional de la psicología. Además, la enorme plasticidad y flexibilidad cognitiva propia de la infancia, hace que sea el momento idóneo para iniciar el cambio, pues los resultados se obtendrán de forma más rápida y sencilla.

¿Qué es la psicología infantil?

Esta rama de la psicología se encarga del estudio del comportamiento del niño desde su nacimiento hasta la adolescencia, centrándose en el desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social.
En la psicología infantil distinguimos 2 variables que influyen en el desarrollo del niño: el factor biológico, determinado por la genética; y el factor ambiental, formado por los aspectos sociales y culturales del contexto en el que se sitúa el menor, que influyen en la creación de su personalidad.

La terapia infantil tratará principalmente las dificultades relacionadas con los factores ambientales, pero también tiene cabida en las afectaciones de origen biológico (Ej: Trastornos de Espectro Autista); pues aunque no sean modificables, siempre resultará beneficioso el aprendizaje de estrategias y compensaciones con las que sobrellevar mejor el déficit en cuestión.

Un proceso terapéutico diferente

El proceso de terapia infantil no discurre exclusivamente de forma bidireccional entre el terapeuta y el niño, sino que en este caso se incluye necesariamente la figura de los progenitores o las personas más cercanas al niño. Cada vez se da más relevancia a las tareas de psicoeducación de los padres, en las que se les informa de la situación de su hijo y posteriormente se les instruye sobre cómo relacionarse con él de la forma más adecuada y efectiva.
Psicología infantilPor tanto, la terapia infantil supone 2 procesos: la terapia individual con el niño y la terapia familiar con sus progenitores. En función del caso a tratar, serán necesarias más o menos sesiones familiares; pero con un mínimo de 2, los resultados de la terapia infantil serán muy superiores a los obtenidos exclusivamente con sesiones individuales con el niño.

Así, una mayor proactividad por parte de los padres, facilitará la consecución de la solución.

Comment ( 1 )

  1. ¿Sabías esto sobre la depresión? | Psicología Pontevedra
    […] prevalencia es mayor alrededor de los 30 años, no es una enfermedad exclusiva de los adultos. Los adolescentes y niños también la sufren, si bien los síntomas desarrollados suelen ser algo […]

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies